Miguel Díaz-Canel sube tensión con EEUU: "Ha fracasado en su esfuerzo por destruir a Cuba" |  Internacional
El presidente cubano Miguel Díaz-Canel habla con la prensa en San Antonio de los Baños (Cuba), el 11 de julio.
El presidente cubano Miguel Díaz-Canel habla con la prensa en San Antonio de los Baños (Cuba), el 11 de julio.ALEXANDRE MENEGHINI / Reuters

La Habana y Washington han vuelto al lenguaje del enfrentamiento directo, iniciando una nueva escalada diplomática tras las inéditas protestas que tuvieron lugar el domingo en La Habana y otras ciudades y pueblos de Cuba, que han conmocionado a la sociedad. El líder del régimen cubano, Miguel Díaz-Canel, acusó este viernes a Washington de haber «fracasado en su intento de destruir a Cuba» a pesar de haber «desperdiciado miles de millones de dólares» para hacerlo. Con esas palabras respondió al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien ayer dijo que la isla es un «estado fallido que reprime a sus ciudadanos».

Más información

Las protestas que comenzaron el domingo en la capital cubana y decenas de localidades, que derivaron en incidentes violentos en varios lugares y resultaron en una muerte, decenas de heridos y cientos de detenidos, son las mayores ocurridas en Cuba desde la década de 1990, cuando otra grave crisis -la del Período Especial- provocó enfrentamientos en las calles de La Habana durante la convocatoria maleconazo. Una vez más, ha sido la situación económica extremadamente aguda y las penurias, agravadas por la epidemia de coronavirus, lo que avivó los disturbios y provocó que la gente se manifestara en las calles de varios lugares.

El gobierno cubano ha acusado directamente a Estados Unidos de instigar protestas y manipular las redes sociales para fomentar un levantamiento, parte, en su opinión, de un guión desestabilizador que comenzó hace mucho tiempo con sanciones al régimen y la consiguiente asfixia económica. La llegada de Biden a la Casa Blanca hizo que La Habana abrigara esperanzas de que la situación con Estados Unidos mejoraría y que el presidente recuperaría la política de deshielo impulsada por Barack Obama. Pero seis meses después, la Administración Biden no ha eliminado las sanciones impuestas por la Administración Trump, y lo sucedido ahora aviva la beligerancia bilateral de los viejos enemigos de la guerra fría.

Díaz-Canel usó su cuenta de Twitter para publicar una larga línea de defensa y ataque contra Washington. «Estados Unidos ha fracasado en su intento de destruir a Cuba», escribió el presidente cubano, rechazando la clasificación de un estado fallido. «Un Estado fallido es aquel que, para complacer a una minoría reaccionaria y chantajista, es capaz de multiplicar el daño a 11 millones de seres humanos, desconociendo la voluntad de la mayoría de cubanos, estadounidenses y de la comunidad internacional», dijo refiriéndose al embargo económico que pesa en la isla desde hace 60 años y al fortalecimiento de las sanciones durante el mandato de Donald Trump. «Si el presidente Joseph Biden tuviera una sincera preocupación humanitaria por el pueblo cubano, podría eliminar las 243 medidas aplicadas por el presidente Donald Trump, incluidas las más de 50 cruelmente impuestas durante la pandemia, como primer paso para poner fin al bloqueo», escribió Díaz. Canel.

Según el mandatario cubano, «en Estados Unidos, debido a la ineficacia de su gobierno, muchos de los que murieron por el covid-19 no pudieron salvarse», y dijo que Washington «tiene un historial vergonzoso de guerras y violencia; represión brutal y asesinatos de ciudadanos por parte de la policía, racismo y violaciones de derechos humanos ”.

El jueves, Biden dijo que su gobierno estaba evaluando si tiene la capacidad tecnológica para restablecer la conexión a internet en Cuba, que el régimen cortó tras las movilizaciones. El presidente estadounidense dedicó gran parte de una rueda de prensa a Cuba en la Casa Blanca con motivo de la visita de la canciller alemana, Angela Merkel. Biden dijo que su país está dispuesto a enviar vacunas al país caribeño para aliviar los sufrimientos de la población, pero solo con la garantía de que una agencia internacional gestione la distribución. En la misma línea de desconfianza hacia el régimen, explicó que éste no autoriza el envío de remesas por el riesgo de que las autoridades las confisquen.

«Han cortado el acceso a Internet, estamos considerando si tenemos la capacidad tecnológica para restaurar ese acceso», dijo Biden. Se le preguntó al presidente sobre su opinión sobre el socialismo, término que en Estados Unidos se asocia al comunismo, aunque el ala izquierda del Partido Demócrata defiende en ocasiones su versión democrática. «El comunismo es un sistema fallido y no creo que el socialismo sea un sustituto muy útil, pero esa es otra historia», respondió. Una vez más, en medio de esta nueva crisis, Estados Unidos y Cuba se enfrentan con tenacidad.

Suscríbete aquí al Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *