Miguel Soler, coautor del nuevo sistema de aprendizaje: "Será mejor para quienes no terminen la ESO hoy y para el futuro astrofísico" |  Educación

Miguel Soler (Valencia, 67 años) es uno de los siete expertos que ha redactado el documento base de la nueva forma de aprender y evaluar en la escuela (el currículum) que prepara el Gobierno. Licenciado en Matemáticas, profesor de instituto, ex alto cargo del Ministerio de Educación en los gobiernos de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero y número dos del Departamento de Educación de la Generalitat Valenciana, Soler es uno de los grandes referentes dentro del PSOE en la materia.

Con él y con el consejero Vicent Marzà (de Compromís), la Comunidad Valenciana se ha convertido en uno de los territorios que más está transformando el sistema educativo. Uno de los cambios más innovadores y más controvertidos por parte de los docentes es el aprendizaje por áreas, la mezcla de materias para hacer la enseñanza menos compartimentada y más aplicada. Una fórmula que hasta donde ha permitido el presupuesto se ha acompañado de la co-enseñanza (dos profesores en el aula). El valenciano también ha sido uno de los primeros ejecutivos autonómicos en desvincular la repetición de un número concreto de suspensiones. La entrevista se desarrolla en su oficina, con las ventanas abiertas para que fluya el aire.

Más información

Pregunta. ¿Por qué el número de fallas no debería determinar la repetición?

Respuesta. España es uno de los países donde más se repite un año, y se ha comprobado que en general no sirve para superar las dificultades de aprendizaje. Solo funciona en ciertos casos. Por ejemplo, cuando un estudiante ha tenido un año particularmente difícil por alguna razón o necesita más tiempo para madurar. Pero normalmente este no es el caso. Tomemos un alumno de primer curso de ESO sobre el que los profesores se preguntan: ¿ha superado lo previsto para este curso? Debido a la dinámica de los procedimientos de evaluación, si la respuesta es negativa, automáticamente se decide repetirla. Nadie, sin embargo, defiende la repetición indefinida del mismo curso y ninguna ley ha contemplado hacer el mismo curso más de dos veces. Así que ese alumno de primer curso de ESO al que le han hecho repetir sabe que haga lo que haga ese curso, no se repetirá, aunque esté todo el año tumbado. La consecuencia es que, salvo minoría, los alumnos que repiten están peor que un año antes de repetir, porque han superado un curso casi en blanco, además de estar separados de sus compañeros.

pag. Cual es tu alternativa?

R. Hay que analizar la trayectoria del alumno, ver en qué tiene dificultades y decidir qué será lo mejor para él: repetir un año, aunque no esté haciendo exactamente lo mismo, pero con medidas que le ayuden a superar las dificultades, o ir a el siguiente con medidas de refuerzo? Muchas veces la mejor opción será la segunda. Que si un alumno ha tenido dificultades en matemáticas, física y geografía, los recursos económicos y personales se concentran en dar refuerzo en esas materias. ¿Y quién puede determinarlo mejor? El equipo de profesores que te enseñan. Entonces creo que hay un debate absurdo sobre los números, si son dos, tres o cuatro fracasos. La clave, en la etapa obligatoria, es analizar cuál es la mejor opción para que el alumno sepa más el próximo curso que este.

Alumnos del instituto público Berenguer Dalmau, Catarroja (Valencia) a finales de junio.
Alumnos del instituto público Berenguer Dalmau, Catarroja (Valencia) a finales de junio.Monica Torres

pag. En la Comunidad Valenciana ya se ha eliminado el vínculo entre número de fallos y repetición. ¿Qué efecto está teniendo?

R. Estamos seguros de que se han reducido las repeticiones, aunque hasta septiembre no tendremos datos cerrados.

pag. Una parte de la sociedad cree que la medida debilitará la cultura del esfuerzo.

R. Todos los profesores saben que hay alumnos que se esfuerzan mucho y llegan tan lejos como pueden porque influyen muchos factores de forma decisiva. La familia en la que se encuentran, el contexto en el que viven, las tareas que tienen que realizar cuando regresan a casa… Esto se puede resumir en el nivel sociocultural y económico de la familia. Eso ya fue verificado y se ha notado especialmente en la pandemia. Se necesita esfuerzo en todos los trabajos. A la hora de estudiar, que es algo que ahora habrá que hacer durante toda la vida, claro. Defiendo la cultura del esfuerzo, pero no hagamos demagogia con ella.

pag. Un sector de la sociedad también se opone a cambiar el modelo de enseñanza tradicional.

R. ¿Es la memoria esencial? Sí lo es. Pero las evaluaciones no pueden basarse en lo que sabe un niño en un día determinado. En los noventa hicimos aquí una prueba con 100 alumnos que habían obtenido una media de excelente entre el Bachillerato y la selectividad. Cuatro meses después les hicimos una prueba casi idéntica a la que habían hecho y pasaron de tener una media de excelente a tener un 6,7. Eso significa que la prueba verificó en gran medida la memoria a corto plazo. El aprendizaje por competencias tiene como objetivo asimilar y tener la memoria suficiente para poder resolver problemas en el futuro y responder a nuevas situaciones gracias a los conocimientos adquiridos.

pag. Una de las objeciones planteadas es que bajará el listón y perjudicará a los buenos estudiantes.

R. Tenemos que asegurarnos de que todos los estudiantes tengan un ingreso cultural básico. Ahora, el 25% no se gradúa de la ESO a la edad esperada. Tenemos que asegurarnos de que lleguen y luego sigan haciendo FP o Bachillerato, o, si quieren trabajar, hacerlo en combinación con estudios, algo que prevé la nueva ley de Formación Profesional. Pero es que esta forma de aprender será mejor para quienes no terminen la ESO hoy y también para el futuro astrofísico o matemático, porque está orientada a poder resolver problemas, más que a reproducir lo aprendido en un momento determinado. . Y los centros, además de garantizar aprendizajes imprescindibles, también tienen que ofrecer aprendizajes deseables, utilizando su autonomía en función de dónde se encuentren y qué alumnos tengan, lo que es necesario para atender situaciones muy diversas. Aprovechando la optativa, los centros valencianos tienen, por ejemplo, la posibilidad de ofrecer horas de refuerzo, para evitar la repetición, en todas las áreas, y también horas en profundidad para enriquecer el currículo en todas las áreas.

Puedes seguir a EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *