Monumentos SOS en los últimos treballs de la Casa Batlló de Gaudí |  Regalo

El último intervenido en la Casa Batlló, obra de Antoni Gaudí en el número 43 del Passeig de Gràcia, un edificio reconectado con un patrimonio de la humanidad en 2005, ha sido certificado por SOS Monuments, entidad formada por arquitectos, restauradores, arqueólogos e historiadores, entre otros profesionales, con 25 años de experiencia en defensa de la buena gestión del patrimonio cultural catalán. Lo he encontrado a través de un documento que explica las opiniones serias sobre los últimos fets treballs en ese edificio. Sobretot, la nueva escala que comunica los pisos superiores con la planta baja, concebida para advertir que los visitantes que ingresan y los que la suministran no se crea y que funcionaba, además, como el necessari lloc d’evacuació en cas d ‘ emergencia.

Los propietarios de Casa Batlló han sorprendido el documento, tras varias reuniones con representantes de la entidad para resolver dudas. En todos los casos, se refieren al director de la casa de 2014 para justificar los trabajos de restauración de los últimos años, en los que han invertido 15 millones de euros, más de 15 millones de meses desde 2019 en la instalación de noves tecnológicas y apuestas inmersivas con con el propósito de generar nuevas ofertas y públicos guanyar nous.

Según SOS Monuments, para la instalación de la báscula se ha podido eliminar parte de las forjas del edificio, ya que el espacio de un patio interior preexistente no era suficiente. La entidad defiende que la declaración como monumento histórico-artístico de la Casa Batlló en 1969 afecta a toda la manzana, no solo a la intervención que Antoni Gaudí acude a la finca preexistente de 1906 en lo que va a transformar las dos fachadas, la noble. piso, la Seva scale d’accés, a dels patis i la terrassa. Se basa en que en ese momento va a declarar los otros edificios de Gaudí y en algunos d’aquests va a concretar qué partes, pero no en la Casa Batlló.

Para ellos, el Llei de patrimoni cultural català de 1993 prohíbe «suprimir expresamente la parte qualsevol del Bé, salvo que estas partes supongan una degradación del Bé o que la eliminación supusiera un millón de interpretaciones históricas», que creen que no es la cas . Pero luego pregunte, «sentido para poner en duda que se trabaja con todos los permisos, con quién se han eliminado criterios y cómo ha sido posible que las autoridades encargadas de vetllar el patrimoni». [la Generalitat] Han donado los permisos necesarios para construir esta escala ”.

Una de las novedades instal·lacions inmersivas instal·lades a la Casa Batlló de Gaudí, el 'Cubo de Gaudí'.


Una de las novedades instal·lacions inmersivas instal·lades a la Casa Batlló de Gaudí, el ‘Cubo de Gaudí’.

Además, según explica Ricardo Vergara, arquitecto y presidente de SOS Monuments, “no está claro que la escala complete este fin, ya que no le costó por un lado, ni indicó la dirección de evacuación. Además, la escala no comunica los pisos superiores con la calle, sino que lleva la planta subterránea y aquí se puede acceder al exterior por una escala superior ”. Además, prossegueix: “Els decoratius elementos que s’hi han col·locat distorsionan la seva finalitat. Si es una escala de evacuación, debe ser totalmente. Hola tiene mucha ambigüedad y poco claredat ”, continúa Vergara.

Se trata de una referencia a la instalación del arquitecto japonés Kengo Kuma, realizada con cadenas de penitencia por un extremo grave que es mouen in passar-hi. Los 164.000 metros de cadenas de aluminio van desde la pared hasta el final de la escala, y van del blanco al negro, que va de dalt a bajo. Según Vergara, “la instalación de esta obra, en la casa de emergencia, que me recuerda que es función de la báscula, dificulta la evacuación rápida del edificio”.

Vergara reconecta que «la rehabilitación de la zona más visitada y es meritoria y que la recuperación de algunos elementos desaparecidos reproducciones mitjançant es un compromiso interesante y legítimo», pero señala que, desde vegades, «está devaluado por una ejecución millonaria», dijo. l’arrimador de látigo que hola havia 1906. “Un desgarrador al que los responsables del edificio se han referido a partir de fotografías de la época, ya que no se ha conservado el fragmento del capuchón del original.

Gaudí Dôme, la segunda de las instalaciones inmersivas de la Casa Batlló, desde hace pocos meses.


Gaudí Dôme, la segunda de las instalaciones inmersivas de la Casa Batlló, desde hace pocos meses.

Según Vergara, la instalación de Kuma “no contribuye a la comprensión del monumento y es gratuita”. También ho són, según ellos y la entidad seva, se deben instal·lacions immersives «creas con el pretexto de ser experiencias mai tingudes fins quell moment». Per ells, ni Gaudí Dôme, en el que el visitante entra en el ment del arquitecto, ni Cubo de Gaudí, en una estructura interior desde la que se proyectan a gran velocidad imágenes relacionadas con Gaudí y su obra seva, “aportan en absoluto a la visita y no hay explicación de lo presente”.

Desde la familia Bernat, propietarios de los edificios desde 1993 y desde 2003 a través de la Inmobiliaria Casa Batlló, aseguran que “sorprenderán el documento que reuniremos en dos o tres ocasiones para explicar -los tots els serias dudas”. Lamento que «las inconsistencias en el texto de SOS Monuments generaron malentendidos». Según ellos, la obra ha llevado a cabo los criterios establecidos por el director de Casa Batlló, que aprobó el diciembre de 2014, que comenzará a desarrollarse en 2017 y en el que las acciones priorizan la recuperación de los elementos que corresponden al proyecto i la obra de Gaudí. y que “permiten evaluar el conjunto del edificio y de cada uno de los seus espais, y determinar con claridad aquellas partes que se conservan del proyecto de Gaudí, que en muchos casos han sido, lamentablemente, reformas”. Unes reformas que «rebajan el valor de la obra de Gaudí» y por ello estas obras están justificadas y aprobadas.

Parte superior de la fachada principal de la Casa Batlló, obra de Antoni Gaudí (1906).


Parte superior de la fachada principal de la Casa Batlló, obra de Antoni Gaudí (1906).

Según explica: “La escala de evacuación no está disponible para el patio interior, sino el ascensor que garantiza la total accesibilidad al edificio”. Aseguro que la escala ha creado España sobre hi havia «los bordes de los pisos de renda, de los que no se ha conservado el tapón original, ya que el piso noble, primer, segundo y cuarto piso están todavía enderrocades als anys seixanta». que “la única alteración ha consistido en la eliminación de la fragua para poder disponer de la escala”, se incide que “la escala se ha diseñado por la discordia del español de los antiguos cuines, supera que Espai i fa cuidado de los padres que delimitan esos espacios ”.

En cuanto a que la báscula no permitía el acceso a la planta del carrer, sostienen que “se ha acordado con el departamento de Bombarderos de Barcelona y les ha permitido minimizar las dimensiones de la báscula y el efecto del edificio”. Asimismo, que la báscula se compta con “todas las señales y elementos de Seguretat, según ha certificado una empresa de control externo”, y que las cadenas de la instalación de Kuma “no envaeixen l’espai de l’escala d ‘evacuadas”.

Vergara lamenta que “los puntos expresados ​​por SOS Monuments a estos treballs pretenden ser una crítica y no una cosa que sirva para ayudar a potenciar un edificio patrimonial de la humanidad, además de conciliar diferentes puntos de vista. De cara a que el proyecto se apruebe, la realidad y pueda traer para cambiarlo, y en el caso del passamà, está claro que es necesario a escala de evacuación ”.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *