Orange entra en pérdidas tras provisionar 3.700 millones por el deterioro de su negocio en España |  Economía

Orange registró unas pérdidas netas globales de 2.605 millones de euros en el primer semestre de este año tras realizar una provisión de 3.702 millones para la amortización del valor de los activos en España, concretamente, por “el deterioro del fondo de comercio que refleja la baja revisión de la perspectiva a corto plazo ”, señaló el grupo en una nota.

El operador, controlado por el Estado francés, atribuye también la caída de su beneficio bruto de explotación al mal comportamiento del negocio en España, respecto al resto de países europeos donde opera. En este sentido, señala que la revisión a la baja del plan de negocio refleja el aumento de la competencia en el mercado español, marcado por la caída de los ingresos por cliente, junto con el retraso esperado en la recuperación económica por las incertidumbres sobre la continuación del crisis de salud.

Más información

Sin embargo, ha defendido la estrategia de la nueva dirección en España, liderada por el consejero delegado, Jean-François Fallacher, de reposicionar su política comercial para que vuelva al crecimiento del beneficio bruto en 2023.

Y es que la filial española volvió a sufrir en sus cuentas del primer semestre la caída de ingresos y rentabilidad, debido a su mal posicionamiento en un mercado que se encamina decididamente hacia el bajo coste donde están arrasando competidores como MásMóvil o Digi. al mismo tiempo que marcas low cost como O2 o Lowi lanzadas por Telefónica y Vodafone, respectivamente.

La filial del operador francés registró unos ingresos totales de 2.368 millones de euros de enero a junio de 2021, lo que representa un 5,1% menos que en el mismo período del año anterior. El descenso solo en el segundo trimestre fue del 2,7% hasta los 1.180 millones, cifra que la compañía interpreta como una mejora comercial dado que la caída de los ingresos en el primer trimestre fue del 7,4%.

La caída de la facturación se generalizó en todos los segmentos minoristas, excepto en la venta de terminales (+ 21,5%). Los ingresos por servicios móviles disminuyeron 12,9%); los de telefonía fija cayeron un 5,4% y los de paquetes convergentes (paquetes con fibra, móvil y televisión), un 8,5%.

Sin embargo, lo más preocupante es la caída de los ingresos mayoristas (-1,4%), es decir, los obtenidos alquilando sus redes a otros competidores como MásMóvil o Euskaltel, segmento en el que tradicionalmente el operador había sido fuerte.

El beneficio operativo bruto (Ebitda) fue de 610 millones de euros, un 16,2% menos y el margen Ebitda cayó 3,4 puntos hasta los 25,8.

A 30 de junio de 2021, la filial de Orange en España tenía 20 millones de clientes, de los cuales 16 millones son de servicios móviles (+ 1,3% menos que hace un año) y 4 millones de banda ancha fija (+ 1,5%). En cuanto a Orange TV, la plataforma Orange alcanzó 681.000 suscriptores al final del semestre, un 1,3% más.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *