Penélope Cruz, actriz por encima de los premios |  Cultura
Penélope Cruz, a la entrada del acto de clausura de la Mostra.
Penélope Cruz, a la entrada del acto de clausura de la Mostra.FILIPPO MONTEFORTE / AFP

El ganador de la Copa Volpi miente. Acuéstese en el estilo de las banderas. «Tuve suerte al principio», dijo Penélope Cruz al comienzo del concurso para Tommaso Koch. No es asi. La madrileña (Alcobendas, 47 años) ha trabajado duro en pos de un estatus que actualmente le permite elegir a qué dedicar su tiempo; por ejemplo, sus campañas publicitarias de cosméticos le permiten involucrarse en proyectos con Julio Medem (Madre), Oliver Assayas (La red de avispas) o Todd Solondz (este último finalmente ha caído en el limbo). O impulsar Competición oficial, la otra película con la que competía estos días en Venecia. Allí insistió: “Los actores siempre buscan materiales que supongan un desafío, que sean personajes distintos a nosotros y a lo que hemos hecho antes. He tenido la suerte de encontrarme con personajes que tienen una dificultad, una complejidad, en diferentes ocasiones de mi carrera. Y muchos han estado con Pedro. Intento darlo todo y vivir de un trabajo que me gusta tanto como cuando empecé. En la actuación nunca se sabe todo, se sigue aprendiendo como un alumno ”.

Más información

Por ello, por la amistad que los unía más allá de los suegros, se sintió profundamente dolido por la muerte de su suegra, Pilar Bardem, el pasado mes de julio, maestra en la actuación y en la vida. “Gracias por ponerte siempre del lado de quienes más lo necesitan. Por alzar la voz ante la injusticia. Por dejar tu piel luchando por mejorar las condiciones de vida de los miembros más necesitados de nuestro sector, sin esperar jamás nada a cambio. Eres admirable ”, señaló en las redes sociales.

Cruz tiene un lado intenso que a veces esconde la bruma de la publicidad. En el set de Todo el mundo sabe, de Asghar Farhadi, tuvo que ser evacuado en ambulancia luego de sufrir una crisis por filmar una secuencia muy intensa muchas veces. Tiene mucho cuidado con la alimentación de su familia, algo que en ocasiones hace sufrir a su marido, Javier Bardem, como ha bromeado varias veces. Bardem por cierto, también ha ganado, en su caso en dos ocasiones, la Copa Volpi. Otra de las grandes preocupaciones de Cruz es en la educación de sus hijos, Leo y Luna, a lo que se suma su lucha por la privacidad de sus hijos. «¿Soy intenso? Es una forma de vivir las cosas que uno no elige. Tiene su lado positivo, porque quizás las cosas buenas también se sienten más. Las malas mucho, las sufro muy cerca de mi piel todo el tiempo. tiempo, pero me recuerdo así desde pequeña. La energía de los demás me afecta mucho, si una persona entra a una habitación y no está bien y yo también tengo una relación con esa persona familiar o personal, me golpea. absorben mucho, como una esponja ”.

Penélope Cruz y Javier Bardem llegan a Venecia para recoger la Copa Volpi.
Penélope Cruz y Javier Bardem llegan a Venecia para recoger la Copa Volpi.SplashNews.com / GTRES

Entre sus amigos, Juan Diego Botto, Goya Toledo, Luis Tosar, Luis Alegre y, por supuesto, Pedro Almodóvar, casi más de maestro. En la presentación de Madres paralelas en Venecia, relató: “Puede que sea mi personaje más difícil hasta ahora. Hay muy pocos directores que le den tanto tiempo a sus actores y equipo. Pedro trabaja con el sistema que más respeto y valoro, es un artesano. Quedan pocos en el mundo. Y para mí eso es oro. Ves a un hombre dispuesto a dar su vida por la película. Trate de obtener toda la verdad que tenemos ”. Y amplió en la respuesta: “No tiene un momento de descanso a nivel mental, emocional, ni siquiera físico. Es un sin parar de emociones, montañas rusas, meterse entre las cuerdas. Y es maravilloso que presente a tres madres imperfectas que no puedes juzgar. «Por cierto, Cruz interpretó a la madre de Almodóvar en Dolor y gloria y su primera aparición en su cine fue parir en autobús -junto a Pilar Bardem- en Carne temblorosa.

Tráiler de ‘Competición Oficial’.

La actriz ha sumado la Copa Volpi a un currículum impresionante: el Oscar, el Bafta, el César de Honor, el Donostia, dos premios de cine europeo y tres premios Goya, fruto de su afán de hacer buen cine. En estos días el rodaje de L’immensità, de Emanuele Crialese, que le hizo viajar a Roma en los años setenta, y en las próximas semanas protagonizará junto a Luis Tosar el rodaje de En los márgenes, el debut como director de Juan Diego Botto. Dos cosas están claras sobre el futuro de Cruz: en algún momento dirigirá. Ya lo ha hecho en comerciales y en el documental Yo soy uno entre mil. Tarde o temprano irá detrás de escena para una historia de ficción.

La otra certeza es que seguirá dedicando parte de su tiempo a la labor social. Durante el encierro, realizó actividades que nunca se hicieron públicas debido a su negativa a darlas a conocer. Solo se conoció oficialmente su ayuda al hospital de La Paz y su donación de 152.000 mascarillas FFP2 a residencias de personas mayores, dependientes y al hospital madrileño Gregorio Marañón. Es parte del apoyo de la ONG Proactiva Open Arms, y en 2018 explicó: “Ellos mismos saben que no son la solución, pero entonces, ¿quién recogería a estas personas? Europa y el resto del mundo no pueden dar la espalda a este gigantesco problema, no vale la pena mirar para otro lado. Sería horror. Si no aceptamos afrontar este hecho, ¿qué pasará? Debemos invertir en educación en sus países, ayudar en las áreas donde lo están pasando peor ”.

Tráiler de ‘Madres paralelas’.

¿Y a quién dedicó el Donostia en septiembre de 2019? A las 44 mujeres asesinadas por violencia de género en lo que va de año: “Espero que cuando una mujer encuentre la fuerza gigantesca que se necesita para contar lo que vive en una situación como esta, la escuchen, pero que escuchen ella la primera vez. ”. Justo en la misma semana que apoyó y promovió un manifiesto firmado por 500 personalidades culturales llamando la atención sobre el desastre del cambio climático. O ha protestado por la situación de los habitantes de la Cañada Real. Estas acciones tienen reacciones encontradas en la opinión pública, que a veces lastiman a Cruz: a veces alguien todavía le pregunta si vive en Los Ángeles, cuando lleva mucho tiempo viviendo en Madrid y sus hijos van a la escuela allí.

La ductilidad mostrada por su papel cómico de Competición oficial y su obra dramática, aunque contenida en Madres paralelas confirman que es una de las grandes actrices del cine europeo. Tras el Oscar y este último galardón, llama la atención que sigue sin el Premio Nacional de Cine.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *