Penélope Cruz gana la Copa Volpi a la mejor actriz en el Festival de Venecia por 'Madres paralelas', de Pedro Almodóvar |  Cultura
Penélope Cruz con la Copa Volpi, este sábado en Venecia.
Penélope Cruz con la Copa Volpi, este sábado en Venecia.Domenico Stinellis / AP

El talento de Penélope Cruz ha dado lugar a un resultado prodigioso. Y única: es la primera intérprete de español en ganar la Copa Volpi a la mejor actriz en el festival de Venecia. Después de todo, ofreció al jurado hasta dos razones para entregarle el premio. Lo obtuvo, este sábado, por su extraordinaria actuación en Madres paralelasde Pedro Almodóvar. Ella misma aseguró que el papel de Janis, una mujer herida pero inquebrantable, que cuida a una hija recién nacida mientras lucha por exhumar a su abuelo, fue «quizás el más difícil» de una carrera impresionante.

Tanto es así que incluso es capaz de eclipsarse a sí misma: su otra actuación que se vio en la Mostra también habría merecido un premio. Sobre Competición oficial, de los argentinos Mariano Cohn y Gastón Duprat, se mete en la piel de un peculiar director de cine y hace que el espectador olvide el famoso rostro detrás del personaje. No en vano, Cruz encabezó todas las quinielas para alzarse con el reconocimiento. El León de Oro, en cambio, sorprendió a la mayoría de los pronósticos: ganó El evento, la cruda película sobre el aborto de la directora francesa de origen libanés Audrey Diwan.

Más información

Diwan lamentó que cada vez que una película habla de este tema «se vuelve de actualidad». Aún así, en pleno siglo XXI. «Hice esta película con rabia, con ganas, con mis tripas», añadió. Podéis verlo en el largometraje, basado en el libro homónimo donde Annie Ernaux relata su odisea para interrumpir voluntariamente su embarazo, a los 23 años, en una Francia donde todavía estaba prohibido. Diwan, la sexta mujer en alzarse con el máximo galardón en 78 ediciones del festival, plantó en la pantalla las imágenes más inolvidables del certamen: la representación de un aborto. Dramático, implacable. Sin lujos, sin puntos suspensivos. Verdadero. Es probable que la película permanezca en la memoria de cualquiera que la vea. Como su protagonista, Anamaria Vartolomei, acabará entre los talentos a seguir. «Ella no es la actriz, es la película», dijo Diwan. En la víspera, de hecho, fue considerada la única posible rival de Penélope Cruz. Pero el jurado de Venecia siempre debe tener en cuenta la tradición en sus cálculos: solo se otorga un premio por película. Paradójicamente, por ejemplo, rendimiento de su protagonista complicó las opciones para Almodóvar y su Madres paralelas.

Audrey Diwan, con el León de Oro por 'The Event'.
Audrey Diwan, con el León de Oro por ‘The Event’. ETTORE FERRARI / EFE

«Es un honor. Aquí estamos, celebrando el cine. Gracias Pedro, esto es 100% tuyo. Tu trabajo impecable, tu dedicación son tan difíciles de encontrar estos días. Te adoro», dijo Cruz, con la Copa Volpi en La actriz también dedicó el premio a su familia, su esposo, el actor Javier Bardem, sus hijos y el resto del elenco de Madres paralelas. Y terminó con un agradecimiento especial: «A mi madre, Encarna, la mejor maestra y amiga; y mi suegra, Pilar Bardem ”. Y compartió un recuerdo con el segundo, que falleció hace unos meses. Al final de la última conversación entre los dos, Bardem dijo: «Te amo». Y luego añadió dos palabras más: «Copa Volpi». «Va para ellos dos y todas las madres», explicó Cruz.

El triunfo en Venecia aumenta, de paso, la especulación de cara a otro premio. Revista Variedad ya lo colocó entre los favoritos al Oscar. Hay tiempo, hasta el 27 de marzo. Y, en el medio, están los Goya, el 12 de febrero. Por ahora, no es una herejía afirmar que su actuación es aún más compleja que la que le regaló la estatuilla de Hollywood en 2009, por Vicky Cristina Barcelona.

Penélope Cruz, con Pedro Almodóvar, a su llegada al Lido de Venecia el 1 de septiembre.
Penélope Cruz, con Pedro Almodóvar, a su llegada al Lido de Venecia el 1 de septiembre. Jacopo Raule / Getty Images

El premio, entonces, fue para el mejor intérprete de reparto. Sobre Madres paralelasPor otro lado, Cruz domina prácticamente todos los golpes. Y ofrece una clase magistral de emoción y verdad en pantalla. Ni excesivo ni frío: siempre clava las sensaciones a flor de piel. Un área compleja, dolorosa, incluso para la propia intérprete, que admite vivir intensamente su trabajo. Pero, quizás por eso, aún más conmovedor. La película mezcla dos historias: por un lado, Janis y Ana (Milena Smit) se encuentran en una habitación de hospital, antes de su parto. El primero, a prueba de miedo, celebra un milagro, cuando no se esperaba; el otro, muy joven, vive la espera con terror y dudas. Ambos están solos, pero sus existencias terminarán juntos. Mientras mira hacia el futuro, Janis tampoco olvida el pasado: está trabajando para iniciar la exhumación de una fosa común en su aldea, donde su abuelo y muchos otros fueron ejecutados en 1936. Quizás el premio también sirva para recordar el segundo pilar de la película: la memoria histórica.

La verdad es que, tras el Goya de Regreso, y el premio a la mejor actriz en el festival de Cannes, compartido con todo el elenco femenino de la misma película, la colaboración de Cruz con Almodóvar resultó en otro galardón. Y sigue la estela de Antonio Banderas, protagonista de la anterior película del cineasta, Dolor y gloria, y premiado por ello en Cannes. Cruz también accede a un club exclusivo que, de momento, solo ella y su esposo conforman. Son los únicos intérpretes españoles que han ganado la Copa Volpi de la Mostra, el festival de cine más antiguo del mundo.

Paolo Sorrentino mira su Gran Premio del Jurado León de Plata por 'Fue la mano de Dios'.
Paolo Sorrentino mira su Gran Premio del Jurado León de Plata por ‘Fue la mano de Dios’. Penélope Cruz / AP

Grandes premios, grandes autores

Un día, cuando era apenas un adolescente, Paolo Sorrentino lo perdió todo. Sus padres, por un accidente doméstico, y su juventud. Poco después, dejó Nápoles, fue a Roma y se convirtió en director. Acumuló aplausos, un estilo personal, una mezcla de ironía, exceso y belleza, e incluso un Oscar por La gran belleza. Y por fin se sintió listo para filmar ese dolor. Ningún premio te devolverá lo que el destino te quitó. Pero Fue la mano de dios, su película más íntima, y ​​el Gran Premio del Jurado León de Plata son un tributo a la familia de la que fue despedido demasiado pronto. Tanto es así que el cineasta se conmovió. Recordó a su esposa e hijos, al equipo de filmación y, por supuesto, a Maradona. Y compartió: “El día del funeral de mis padres, el director de la escuela envió solo cuatro compañeros para representar a toda la clase. Me hizo sentir muy mal. Pero ya no importa porque hoy ha venido toda la clase, eres tú ”. Antes de lanzarse a su proyecto más arriesgado, Sorrentino también se quitó la red de protección: renunció a varios de los sellos cinematográficos que lo hicieron tan famoso. Fueron las manos de dios No está obsesionado con buscar hermosas tomas y se enfoca en un hombre joven (Filippo Scotti, Premio Marcello Mastroianni al Mejor Artista Revelación), más que en su galería de hombres en declive. Mantiene lo más característico del cine, y de la forma de ser, del director: la unión de lo sublime y lo terrenal.

Jane Campion dijo estos días que extrañaba el cine. Sobre todo, el desafío de condensar una historia en dos horas, con síntesis, pero sin perder la emoción. Resulta que el séptimo arte también tuvo nostalgia por el creador: se mostró hoy sábado con el León de Plata a la mejor dirección para El poder del perro su regreso a la gran pantalla 12 años después Lucero. Basado en el libro del mismo nombre, de Thomas Savage, el cineasta construye una historia tensa y delicada, ambientada en 1925 en las praderas de Montana. Enorme, pero abrumador para quien se siente diferente, para cualquier hombre que no cumpla con el estereotipo del vaquero. La película suscita inquietudes y cuestionamientos, aunque quizás el principal dilema sea más general: cuánto ha perdido el cine al renunciar a Campion durante tanto tiempo.

Jane Campion, con el León de Plata al Mejor Director por 'El poder del perro'.
Jane Campion, con el León de Plata al Mejor Director por ‘El poder del perro’. YARA NARDI / Reuters

La otra Copa Volpi, al mejor actor, reconoció a John Arcilla, protagonista de En el trabajo: The Missing 8, los novela de suspenso de 208 minutos del filipino Erik Matti que dividió el festival. Buena parte del concurso, de hecho, ni siquiera llegó al final de la proyección. El intérprete interpreta a un locutor de radio con vínculos demasiado estrechos con la política y al alcalde del municipio de La Paz. Sin embargo, cuando ocho periodistas son asesinados por el sistema que él abraza, el hombre comienza a repensar su adhesión ciega. Y, a lo largo de la película, abre los ojos. El premio fue recogido por Matti, en ausencia del intérprete. Quizás ni siquiera él esperaba un premio que tuviera candidatos más fuertes.

También fue sorprendente el reconocimiento al mejor guión para Maggie Gyllenhaal. La primera película de la actriz detrás de la cámara, La hija perdida, adapta la novela de Elena Ferrante. Es cierto que su obra debut fue elogiada por la crítica internacional, pero también es cierto que apenas aporta nada propio a los méritos del libro. Quizás el principal sea alimentar otro debate necesario: la trama se centra en una mujer que ama a sus hijas, pero también siente el deseo de separarse de ellas, de tener su espacio. Impensable, por supuesto, a menos que lo haga un hombre. “Traté de crear una experiencia compartida. Quería ver qué pasa si pones estas verdades y emociones en una pantalla ”, dijo el cineasta. Y confió en que su largometraje genere conversaciones en las habitaciones y hogares donde se ve.

Con Il buco, Michelangelo Frammartino se sumergió nuevamente en una película, 11 años después Le quattro volte. Lo hizo muy en serio, ya que su cámara se zambulló a través de los 681 metros de la cueva calabresa Abismo del Bifurto. Acompañado de profesionales del sector, filmó un fascinante descenso entre rocas y oscuridad hasta el fondo de la cueva. Y de preguntas que cada uno debe adivinar en la película. Apareció con un premio especial del jurado.

Hubo, a lo largo de la noche, otra victoria española: Le bal de Paris de Blanca Li ganó a la coreógrafa y bailarina el premio a la mejor experiencia de realidad virtual por su contenido interactivo, en el apartado ad hoc de la Mostra. Y hubo premios para el cine latinoamericano: el boliviano Kiro Russo recibió el premio especial del jurado en la sección Horizontes, por El gran movimiento. Y Los huesos, de los chilenos Cristóbal León y Joaquín Cociña, fue premiado en la misma sección, entre los cortometrajes. De manera más general, todos los triunfadores pueden celebrar con especial orgullo. Porque muchos coinciden en que acaba de cerrar la mejor edición del festival en años. Ganar siempre tiene mérito. Pero esta vez, incluso un poco más.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *