Policía de Madrid: El inspector que disfruta en la escena del crimen |  Madrid

Sonia guarda todos sus muertos en la memoria como si fuera un archivo indestructible. 2008, sala de autopsias de anatomía forense en la Complutense. Sus primeras prácticas como policía. En homicidios. Hoy la inspectora es capaz de describir, como si se trasladara mentalmente a ese momento, el olor a formaldehído. Parece que todavía tiene ese efluvio dentro de sus fosas nasales. También el ruido de los instrumentos al abrir el cuerpo. Recuerda la diferencia entre la foto que había visto de la víctima cuando estaba vivo y el rostro desfigurado e irreconocible que se encontró en esa mesa. Él era el artista Coco Ciëlo, quien fue brutalmente asesinado después de resistirse a dar el número de su tarjeta de crédito a los ladrones. Aquella niña que se enfrentó por primera vez a una autopsia a los 24 años es hoy la jefa del grupo VI de homicidios de la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Madrid. El otro grupo que investiga las muertes violentas también está dirigido por una mujer.

Más información

El año que viene se cumplirán 40 años de la creación de los primeros grupos especializados en homicidios en España. Uno de ellos se formó en Madrid. Sonia ni siquiera nació. En ese momento, no había pruebas de ADN, ni rastreo de teléfonos celulares, y cualquier diligencia requería días enteros de trabajo. Ahora, el equipo de una decena de agentes que lidera Sonia tiene una tasa de resolución del 96% de los delitos. Nunca ha concedido una entrevista, es una mujer tímida, que intenta abstraerse de lo que tienen los medios sobre los asesinatos en los que trabaja. «Si la ves en la calle, nunca te imaginarías que es policía», dice un colega sobre ella. «Hago mi trabajo y me dejo estar solo», dice con simpatía pero con firmeza. Llega a la entrevista acompañada de Ricardo, subinspector de su grupo. «Si necesitamos un año para tener todo bien atado, no nos apurarán», secundó su jefe.

Eso es lo que vivió con el caso de César Román, el Rey de Cahopo. Horas y horas de televisión y páginas de periódicos. Fue su socio Ricardo quien estuvo más involucrado en esa investigación. En el juicio, Roman fue a confrontarlo durante su declaración. «Cuando lo arrestamos, nos dijo que el cuerpo no era de Heidi», recuerda. Este mismo argumento fue el que utilizó en su defensa, hasta que el último día admitió que la prueba corroboró que sí. Para llegar a un juicio, los agentes estudian y preparan su declaración durante semanas. «Si un culpable es liberado, es un fracaso para nosotros», dice el inspector.

El Rey del Cachopo, en la última sesión de su juicio por el asesinato de Heidi Paz.
El Rey del Cachopo, en la última sesión de su juicio por el asesinato de Heidi Paz.Víctor Lerena / EFE

Sonia reconstruye todas las escenas del crimen que ha pisado con precisión milimétrica. Una mujer con sangre en la cabeza, el rastro que marca el camino por el que ha sido arrastrada, las marcas que dejó su intento de defenderse, el desorden … Sucedió en 2015. Terminó arrestando a los dos culpables después de meses. de investigaciones. Una noche de alcohol que terminó de la peor manera posible. “Sé que puede sonar extraño, pero estoy feliz de ir a un levantamiento de cadáveres. Quiero intentar entender lo que pasó allí, reconstruir todo con lógica es algo que me encanta ”. Con el paso del tiempo, estos policías aprenden a ver todo lo que rodea ese cuerpo. “Si va alguien que no se dedica a esto, lo primero que verá es sangre. Si vamos, sus ojos quedarán heridos, debido a una deformación profesional. De inmediato se detecta si detrás de ese crimen hay odio y resentimiento ”, señala.

Luego de esas prácticas en 2008, Sonia continuó con su formación, hasta que hace seis años ocupó su último puesto en homicidios. «Hay que tener una vocación especial para estar aquí», reconoce. Y no lo dice tanto por las atrocidades que presencian, sino por la absoluta dedicación que requiere este trabajo. “Tienes que aguantar la presión de estar disponible las 24 horas en tu móvil. Te pueden llamar a las tres de la mañana, la semana que estás de turno lo dejas todo, no haces planes, ni siquiera vas a bodas. A mí, que juego baloncesto, no se me ocurre esa semana ”, dice. Algunos compañeros piden el traslado cuando llega el momento de la paternidad.“ No tengo hijos, es cierto que esta profesión puede limitar esa parte personal. Pero no tiene por qué, yo tenía un jefe de homicidios que tenía dos ”, dice. Esa dedicación es lo que llevó a varios miembros de su equipo a pasar el día de Año Nuevo juntos. Ricardo tuvo que ir poco después a una muerte por arma de fuego que se volvió El día anterior, un colega no pudo tomar las uvas debido al último asesinato sexista de 2020, ocurrido en Torrejón de Ardoz.

Las familias son una parte importante de su trabajo. Aunque trata de mantener la calma y la distancia, los menciona constantemente. Esa es una de las razones por las que nunca querrá dar demasiados detalles sobre su trabajo. Imagínese lo que le pasa a alguien de su familia. No trabajo para atrapar al malo, trabajo para que puedan cerrar esa puerta. Por eso tampoco me gusta mucho hablar, porque lo que siempre tienes en cuenta es que hay una familia detrás ”, explica. Pasa horas hablando por teléfono con ellos. Una pequeña parte informándoles de cómo van las investigaciones, una gran parte tratando de consolarlos. Algunos incluso les han enviado bombones por resolver un crimen. Recuerdan con especial agradecimiento el alivio que sintió la familia de un tapicero asesinado en el Paseo Extremadura en 2019.

Empezó en el desaparecido grupo X. Este equipo se creó en 2002, cuando el número de homicidios al año en Madrid se acercaba al centenar, y se disolvió en 2012, cuando esta cifra bajó a treinta. Un número en el que se ha mantenido desde entonces. Si un lugar puede ser conocido por los asesinatos que se cometen en él, Madrid es un rompecabezas de muchas piezas. «Hay de todo: ajustes de cuentas, peleas, muertes en el ámbito familiar, pandillas y homicidios cometidos por menores que ahora parecen verse más …», detalla. Ahora se ve envuelta precisamente en uno de ellos: el apuñalamiento de Isaac, un joven rapero, en un túnel a mediados de julio. Cauteloso cuando habla de casos específicos, simplemente desliza que la investigación «va bien».

El equipo de Samur mientras aún intenta salvar la vida de Isaac, el joven que fue apuñalado en un túnel de Madrid.
El equipo de Samur mientras aún intenta salvar la vida de Isaac, el joven que fue apuñalado en un túnel de Madrid.

Los grupos de homicidios han tenido mujeres en sus equipos durante años, por lo que resta importancia al hecho de que actualmente los dos están liderados por dos. «Son necesarios en todos los ámbitos de la policía», defiende Ricardo. “Ahora que me toca a mí hacer entrevistas con quienes quieren pertenecer a mi grupo, veo mucho más interés en ellos. Creo que nos complementamos, como en muchos otros trabajos. Asimismo, el otro es capaz de ver cosas en las que no te caes o le prestas atención a otros detalles ”, resume Sonia. Lo que tienen en común es que rayan en la obsesión por los casos en los que están trabajando. «Vas a casa y sigues pensando en ello, y cuando vuelves por la mañana tienes una serie de ideas sobre dónde ir», dice. «La definición de Sonia es alguien que a veces se come porque está enfocada en una investigación», dice Ricardo.

Pero siempre hay espinas. A pesar de la eficacia de los dos grupos de homicidios de Madrid, a veces se encuentran en un callejón sin salida. Ocurre cuando ya no saben qué más hilos mover o cuando saben con certeza quién es el culpable, pero no pueden reunir pruebas suficientes para acusarlo. Sonia vuelve a recordar la escena de un crimen como si estuviera en medio de ella. “Una mujer asesinada, de unos 65 años. Solo había sangre en la parte inferior de la pared. Los muebles estaban colocados de una manera extraña … Salí de allí con la sensación de no tener ni idea de lo que había pasado en esa casa ”, explica. Ocurrió en 2016 y sigue siendo uno de los homicidios sin resolver de este equipo. La cabeza de Sonia vuelve una y otra vez a esa casa del centro de Madrid.

Suscríbete aquí a nuestro boletín diario sobre Madrid.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *