Redes de vecinos, la mejor herramienta contra el dengue |  Planeta futuro

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece la sección Future Planet por su aporte informativo diario y global sobre la Agenda 2030. Si quieres apoyar nuestro periodismo, Suscríbete aquí.

En 2020, Argentina no solo enfrentó la primera ola de coronavirus. Paralelamente, atravesó la epidemia de dengue con mayor número de casos registrados en la historia del país: 58.000 infectados. Este año, la circulación del virus es menor en comparación con la temporada anterior. Sin embargo, las últimas semanas han visto un aumento en algunas de las provincias del norte. Según el Boletín de Vigilancia Integrada del Ministerio de Salud, se han reportado 10.849 casos sospechosos, pero hasta el momento se han registrado 1.514 casos confirmados, predominantemente en el norte. Hoy la preocupación del país se centra en la llegada de la segunda ola del covid-19.

Más información

De las enfermedades transmitidas por mosquitos, el dengue es la más significativa en Argentina, que ha sufrido tres brotes: en 2009, 2016 y 2019-2020. “Después de las grandes epidemias, vienen un par de años de baja incidencia”, explica Manuel Espinosa, responsable del Área de Enfermedades Transmitidas por Mosquitos de la Fundación Mundo Sano. Otro motivo por el que en 2021 las cifras son menores es el menor tránsito de personas hacia otros países debido al covid-19.

Dado que no existen vacunas ni tratamientos específicos para estas enfermedades, los esfuerzos de prevención y control deben centrarse en el control del mosquito transmisor. Los especialistas señalan que aunque los casos no están creciendo rápidamente, es importante redoblar los esfuerzos de prevención, especialmente en los barrios populares. Para el director general para América Latina y el Caribe de Médicos del Mundo Gonzalo Basile, el urbanismo desigual, inequitativo e insalubre es un determinante para el desarrollo de enfermedades transmitidas por mosquitos.

En el primer trimestre de 2020, antes de que el covid-19 paralizara los programas territoriales, la organización Médicos del Mundo trabajó con referentes de barrios populares de la provincia de Buenos Aires para prevenir el dengue. La estrategia se centró en la creación de redes comunitarias para, en primer lugar, dar una alerta temprana de los febriles. Otra función del equipo fue registrar los riesgos socioambientales para prevenir la reproducción de mosquitos. Los referentes visitan casa por casa, conectan con familias y entregan material de difusión. También distribuyen repelentes a aquellas familias que no tienen los recursos económicos para comprarlos. Finalmente, son enlace con los centros de salud cercanos si hay fiebre o señales de advertencia. Es decir, se desarrolla una ruta de derivación para una atención rápida.

El urbanismo desigual, inequitativo y poco saludable es un factor determinante para el desarrollo de enfermedades transmitidas por mosquitos

“Para la red de la comunidad vecinal, es más importante identificar los determinantes socioambientales de la enfermedad que centrarse en la responsabilidad de los individuos y las familias. En general, se pide a los vecinos que descarte (quitar ollas o tanques de agua de las casas), pero en los barrios pobres cada vez que las familias abren la puerta de su casa tienen un vertedero abierto o arroyos que acumulan plástico y desechos. Estos espacios se convierten en zonas de riesgo para la proliferación de enfermedades ”, reflexiona Gonzalo Basile, de Médicos del Mundo.

Promotores de salud para concienciar y detectar casos

Marcos Chinchilla tiene 45 años, vive en Villa 20, un asentamiento en Lugano, Ciudad de Buenos Aires, y es promotor de salud. Durante 2020 estuvo involucrado en operaciones para detectar casos de covid-19 y dengue en el barrio. “Los promotores hacen campañas de sensibilización, recorridos por barrios y buscamos casos positivos. Pasamos por los bloques más críticos. Aquellos en los que sabemos que tienden a manifestarse más dolencias ”, dice. En cada recorrido, Marcos sale con máscara, guantes y gafas.

Chinchilla conoce los síntomas de ambos virus. En el brote de 2016, él y su madre tenían dengue. Recuerda que estuvo acostado en la cama durante 10 días, sin fuerzas. Tenía fiebre, dolor de cabeza y falta de apetito. En septiembre de 2020 tuvo covid-19 y finalmente en marzo recibió las dos dosis de la vacuna.

A diferencia del coronavirus, que se transmite de persona a persona, el dengue requiere un intermediario. La Aedes aegypti Es el mosquito urbano y doméstico que transmite el dengue, Zika y Chikungunya, enfermedades virales que pueden presentar síntomas comunes a los del coronavirus. El mosquito contrae el dengue cuando pica a una persona infectada y luego lo transmite cuando pica a una persona sana.

Un voluntario de la Fundación Mundo Sano explica de casa en casa los síntomas del dengue y qué fórmulas hay disponibles para prevenirlo.
Un voluntario de la Fundación Mundo Sano explica de casa en casa los síntomas del dengue y qué fórmulas hay disponibles para prevenirlo.Proporcionado por Mundo Sano

En Argentina se presenta en forma de brote epidémico que se desarrolla en el período de diciembre a mayo, debido a que en estos meses se dan las condiciones climáticas que favorecen la proliferación del mosquito que lo transmite. En cuanto a los signos o patrones de alarma que pueden aparecer en la evolución del dengue, se pueden destacar los siguientes: dolor abdominal intenso, irritabilidad o somnolencia, vómitos repetidos, tendencia a la lipotensión o lipotimia y sangrado nasal, de encías e intestinal.

Según una encuesta de la empresa SC Johnson, el 10% de los argentinos están siendo menos cuidadosos con las enfermedades transmitidas por mosquitos durante la pandemia. Los repelentes para uso individual, los insecticidas y el uso de mosquiteros en puertas y ventanas son las formas más comunes de evitar el mosquito. Es necesario acostumbrarse a mantener las viviendas libres de elementos que tengan capacidad para almacenar agua de lluvia, ya que es allí donde se Aedes aegyptipone sus huevos generando criaderos.

Fumigación y mejor urbanización, claves para prevenir

El miembro de la Mesa Comunal 7, integrada por los barrios Flores y Parque Chacabuco de la Ciudad de Buenos Aires, Julián Cappa, presentó al Legislativo porteño el proyecto de ley Programa de manejo integral de enfermedades transmitidas por mosquitos. Esta norma contempla la asignación de un presupuesto fijo para el abordaje del dengue y otras enfermedades transmitidas por el mosquito. Aedes aegypti , así como la creación de Oficinas de Vigilancia y Orientación en cada uno de los 15 municipios de la ciudad. “Además del presupuesto para prevenir el dengue y todas las enfermedades virales en los barrios populares, es importante avanzar con la urbanización”, dice Cappa.

El Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad de Buenos Aires cuenta con un equipo dedicado a la fumigación en espacios públicos y también en el interior de las viviendas. “A través del trabajo conjunto con el Ministerio de Salud, el objetivo del plan es minimizar la presencia del mosquito y eliminar posibles sitios donde pueda anidar y convertirse en caldo de cultivo. La ruta de fumigación semanal se define en base a la información registrada en el portafolio de Salud. Elaboraron una lista con los lugares donde se detectan casos confirmados de dengue y allí se refuerza. Las operaciones, a su vez, se acompañan de labores de limpieza con hidrolavado, tanto en el interior de los edificios como en los barrios. Reunimos a tres cooperativas vecinales que limpian las calles, aceras y fachadas de las casas con agua y cloro, y desinfectan los espacios comunes ”, dice el Gerente General del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) Gabriel Mraida.

Un voluntario de Mundo Sano revisa los elementos que pueden almacenar agua de lluvia, donde el mosquito 'Aedes aegypti' pone sus huevos.
Un voluntario de Mundo Sano revisa los elementos que pueden almacenar agua de lluvia, donde el mosquito ‘Aedes aegypti’ pone sus huevos.Proporcionado por Mundo Sano

El funcionario cuenta que todas las acciones del IVC pasan por mesas participativas vecinales. “Allí coinciden desde los temas más macro como la asignación de una vivienda a campañas de sensibilización sobre el descarte. Todo esto se pone en común en las mesas, donde participan vecinos y referentes del barrio ”, dice Mraida.

Cada agosto, el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat y el IVC ponen a disposición un equipo para trabajar en la desinfección,descartey acciones concretas de sensibilización en barrios pobres para anticiparnos a la primavera. “La prevención es muy importante para que no se cultiven larvas de mosquitos. Se hicieron retransmisiones vía WhatsApp, se distribuyeron folletos y se armaron carteles para poner el tema en la agenda ”, dice Mraida. Y Agega: “Aunque el covid-19 monopolizó la política sanitaria, el dengue también es un tema delicado que tiene que estar en la agenda política y vecinal”.

Otra organización que trabaja todo el año para prevenir las enfermedades transmitidas por mosquitos es la Fundación Mundo Sano, que puso al servicio de los municipios herramientas para monitorear la actividad de este mosquito a través de la instalación de redes de ovitrap, para determinar su distribución espacial. medir la fluctuación estacional de su proliferación y gestionar eficazmente los recursos para su control. Ya 12 municipios forman parte de la Red Ovitramp y realizan un seguimiento semanal de la actividad de oviposición deAedes aegypti .

Por otro lado, todos los años, Mundo Sano implementa el programa Prevención en Acción: Recursos Pedagógicos para un Mundo Saludable, un proyecto a través del cual la Fundación visita escuelas primarias, públicas y privadas y, a través de actividades recreativas, enseña a los niños las características y el desarrollo. etapas del mosquito transmisor del dengue, el hábitat de las larvas (criaderos naturales y artificiales), el modo de transmisión, los síntomas y los métodos de prevención. En 2020, el programa no se suspendió y se desarrolló bajo la modalidad virtual. Aunque hasta ahora la circulación del virus es baja, es importante saber que el mosquitoAedes aegyptiEstá presente en más del 60% del territorio argentino. Por eso siempre hay que estar atento e insistir en las medidas preventivas para evitar los criaderos.

Puedes seguir PLANETA FUTURO en Gorjeo, Facebook y Instagramy suscríbete aquí a nuestro ‘boletín’.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *