Sánchez anuncia 3,4 millones de vacunas adicionales en agosto para calmar las protestas del PP |  España

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció este viernes en Salamanca la adquisición de un nuevo envío extraordinario de 3,4 millones de vacunas contra el coronavirus de la marca Pfizer para poder anticipar el objetivo de inmunidad colectiva del 70% de la población prevista para finales de agosto. Con esa promesa y esa compra especial, que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, cerró la noche del jueves, Sánchez trastocó los planes de los barones y presidentes autonómicos del PP, que querían centrar la cumbre de Salamanca en una fiesta de crítica al Partido Comunista. Presidente y su Gobierno por la escasez de dosis y la falta de negociación previa de los temas a abordar. El presidente de Castilla y León, el popular Alfonso Fernández Mañueco, anfitrión de la reunión y uno de los dirigentes más moderados del actual PP, pidió a Sánchez que la reunión de Salamanca sirviera de “punto de inflexión” para una mejor y más coordinada co- gobernanza.

Más información

La XXIV Conferencia de Presidentes de Salamanca, la 18 del mandato de Sánchez en La Moncloa, había sido programada de forma extraordinaria, precisamente para afrontar la situación actual de la quinta oleada del covid-19, para discutir el reparto y el sentido del millonario europeo. fondos para la reconstrucción del país después de la pandemia y para hablar del llamado desafío demográfico. Los presidentes regionales del PP acudieron con un guión que aprendieron y que cuadricularon la noche anterior durante una cena en una posada de la Plaza Mayor de Salamanca con su líder nacional, Pablo Casado.

El objetivo era cuestionar el nivel de vacunación, a pesar de ser una de las naciones más pobladas del mundo, entendiendo que sus comunidades están lo suficientemente preparadas para administrar muchas más vacunas de las que les llegan. Y, de paso, el popular quiso aprovechar para reprochar al mandatario haber convocado la reunión, que anticipó el 16 de junio, sin cumplir rigurosamente los protocolos y normativas oficiales establecidas para este tipo de cumbres. Incluso se habían distribuido los periódicos.

El veterano barón gallego Alberto Núñez Feijóo lo adelantó antes de llegar a Salamanca y lo repitió en la Plaza Mayor tras la foto oficial con el rey Felipe VI, que como de costumbre viene a recibir a todos los presidentes y hablar con ellos antes de que comience la sesión de debate más formal. . Núñez Feijóo calificó la conferencia de «informal» y exigió más vacunas, una distribución equitativa de los fondos europeos y un debate serio sobre la baja natalidad del país. La madrileña Isabel Díaz Ayuso tenía que ser la boxeadora más hosca y sin complejos. Y Mañueco, el presidente más comedido, que agradece todos los gestos. Y es lo que pasó.

Pedro Sánchez, consciente de ese clima enrarecido desde el principio, no quiso esperar a las discusiones a puerta cerrada en el convento dominico de San Esteban y, antes de iniciar el encuentro, desde el claustro, hizo un comunicado institucional para trastocar esa estrategia. con varios anuncios. Lo más importante, la llegada de las nuevas vacunas. El consejero delegado agradeció a Mañueco la hospitalidad y luego vinculó una reflexión sobre cómo ha cambiado el panorama en España desde la conferencia de presidentes del año pasado en San Millán de la Cogolla (La Rioja), donde todavía no había vacunas aprobadas, y el paro y la Los ERTES se descontrolaron con una caída, además, del PIB nacional del 21,6%.

El mandatario destacó que ahora el escenario ha cambiado radicalmente. Sobre todo, por tener el 56% de la población ya vacunada con el régimen completo. Y fue allí cuando reveló que, durante la noche anterior, el Ministerio de Salud había cuadrado la compra de 3,4 millones de vacunas Pfizer antes de finales de agosto. En el interior, en el pleno con el resto de presidentes al frente, Sánchez precisó más el dato y precisó que España ya está con el 55,7% de sus habitantes con la pauta completa y el 66%, con al menos una dosis. Destacó que se han comenzado a donar 22,5 millones de dosis de las comprometidas internacionalmente y aclaró que, con los 3,4 millones de dosis adicionales, se pasará de 13,1 millones de personas a 16,5 millones en agosto. El mandatario calificó su anuncio de «muy buena noticia» y lo interpretó en términos de «el compromiso de todos por acelerar el rotundo éxito de la vacunación». Y aprovechó la oportunidad para vincular estas buenas perspectivas «esperanzadoras y optimistas» con algunas previsiones positivas de crecimiento y recuperación económica.

Sánchez quiso salir, indirectamente, de las críticas anticipadas por los barones del PP de que la cumbre regional apenas se había trabajado anteriormente y pidió salir de la crisis «juntos y unidos» con todas las administraciones, autonómicas y locales.

El presidente de Castilla y León, que fue quien pidió hace un año a Sánchez que acoja el encuentro en Salamanca, agradeció la concesión, valoró que estas cumbres sirvan para “dialogar, debatir y pactar” y pidió a Pedro Sánchez que convierta este momento crítico al final de la pandemia “en el punto de inflexión para promover el concepto de una cogobernanza más real”. Mañueco consideró «legítimo» que los barones regionales pidan al presidente más vacunas, pero reconoció que el anuncio de la llegada de más dosis de Sánchez fue «una noticia positiva». Sobre los fondos, el líder del PP mostró su voluntad de trabajar por el bien común y exigió que el fondo covid ahora preparado de 10.000 millones de euros para las autonomías se amplíe por más años y ejercicios, incluso con otro tipo de juegos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *