Sánchez promete no dejar solos a los afganos, pero admite el fracaso de estos 20 años |  España

Pedro Sánchez siente “orgullo de país” por la operación que ha llevado a cabo el ejército español para sacar de Afganistán a 2.206 personas en dos semanas, a las que han podido salvar en circunstancias “dramáticas”. El Gobierno considera que este epílogo ha sido “un éxito”, y Sánchez lo reclamó este viernes en La Moncloa con una expresión militar: “misión cumplida”. Sin embargo, España no lleva dos semanas en Afganistán, sino 20 años, a un coste de más de 100 vidas de soldados y policías y 3.500 millones de euros. Y esta salida precipitada del país, con un nuevo atentado masivo que demuestra que los terroristas que justificaron la llegada de tropas internacionales vuelven a estar presentes en Kabul, ha marcado un enorme fiasco para Estados Unidos y todos sus aliados que Sánchez ha admitido abiertamente. . “Estamos hablando de una tragedia de dimensiones muy importantes en términos de política internacional. Es una tragedia, es una crisis y es un fracaso. No le ponemos paños calientes ”, admitió el presidente.

Finaliza la misión, pero Sánchez ha insistido en que España «no va a dejar solos a los afganos», ni a los que colaboraron con este país y se han quedado en Afganistán porque no han podido llegar al aeropuerto de Kabul, ni a los refugiados que lo harán. Saldrá ahora del país y sin duda provocará una gran crisis migratoria. Por eso el presidente, que ha insistido en que aunque los soldados españoles ya no estén allí, se mantendrá una «tarea discreta» para seguir ayudando a los colaboradores a salir, ha realizado una petición a la Unión Europea, que ya ha sido incumplida por la crisis de los refugiados sirios, para afrontar la nueva ola «unidos» y con ganas de ayudarlos. Varios países se niegan rotundamente a acoger a más refugiados y Sánchez ya está afianzando su posición en un debate que ya es inminente dentro de las instituciones europeas. «España ha representado con orgullo el alma de la solidaridad europea», insistió el presidente.

El presidente también ha criticado indirectamente a Estados Unidos por su decisión de abandonar Afganistán de esta manera. España siempre ha expresado muchas dudas sobre la decisión de Trump y ahora de Biden [de la retirada]”Apuntó Sánchez. «Esto va a tener consecuencias de flujos migratorios muy importantes». Aun así, el presidente ha insistido en que «el espíritu del Gobierno de España es trabajar junto con la Unión Europea, con la OTAN y con todos nuestros aliados».

Sánchez estaba especialmente decidido en esta comparecencia al final de la operación Afganistán, cuando el último avión ya volaba hacia Torrejón de Ardoz, por centrarse en los aspectos positivos de algo que se deriva de tan gran avería. “Durante estos 20 años hemos hecho cosas muy importantes para el progreso y la dignidad del pueblo afgano. Hicimos hospitales, saneamiento de agua. Sembramos una semilla de libertad, dignidad e igualdad. Esperemos que esta semilla que ha plantado la comunidad internacional pueda iluminar algo positivo ”, dijo. El presidente ha adelantado que acompañará al Rey este sábado en una visita al centro de acogida de refugiados afganos instalado en la base del área de Torrejón en Madrid.

Sánchez no ha querido discutir con Pablo Casado, que ayer se mostró muy crítico con el Gobierno tras los reproches al cargo del PP de la ministra de Defensa, Margarita Robles. Pero no ha explicado por qué no lo ha llamado durante toda esta crisis, dejando claro que la relación entre los dos es muy tensa en este momento. El presidente ha explicado que sus ministros han estado en contacto con todos los partidos, pero no ha explicado el motivo por el que no ha llamado personalmente a Casado. Sánchez no comprende las críticas del PP. “Me cuesta mucho entender cómo se critica una operación que se lleva a cabo en toda Europa. Este es un éxito para todos los militares y funcionarios públicos involucrados. Es un éxito colectivo, del país ”, insistió.

Casado ha convertido la situación en Afganistán en un frente de ataque al Gobierno, algo en lo que no todos los líderes populares están de acuerdo. La ministra de Defensa expresó este jueves su «absoluto asombro» por la reacción del PP y su «falta de sentido de Estado». «Me avergüenzo de los demás», dijo Robles en reacción a unas declaraciones del ministro de Justicia madrileño Enrique López (PP) en las que cuestionaba la operación y sugería que el Ejecutivo debería haber pedido permiso al Congreso de los Diputados. «El operativo se ha hecho sin pasar por el Congreso y por muchas fotos que se tomen, el Gobierno ha llegado tarde y mal», concluyó Casado más tarde. Los populares llevan varios días exigiendo la comparecencia de Sánchez en la Cámara Baja para dar cuenta de la misión, pero el Ejecutivo ha decidido que es el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, quien viene la semana que viene a rendir cuentas en la comisión. de su departamento.

El ministro de Defensa ha recordado que la misión de evacuación es «una evolución de la misión de la OTAN en la que España participa desde hace tiempo». La Ley de Defensa Nacional aprobada en 2005 implica que los Tribunales deben autorizar el envío de tropas al exterior, no cada movimiento dentro de la misma misión, y salvo en casos de legítima defensa.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *