Supercopa Endesa: Barcelona abruma de bajas a un Valencia destartalado |  Deportes

La embestida del Barça en el partido inaugural de la temporada de baloncesto se adelantó a un Valencia destartalado por bajas. La primera semifinal de la Supercopa apenas duró un cuarto. Los de Jasikevicius derritieron a su rival en 10 minutos a base de intensidad defensiva, con manos rápidas, piernas frescas y aplicación colectiva. Higgins, Laprovittola y Davies lideraron un Barça que compitió, sobre todo, contra sí mismo. Contra la autoexigencia y el miedo al látigo de Saras a cada error.

Contenido del Artículo

MÁS INFORMACIÓN

La acumulación de bajas frenó la ambiciosa apuesta valenciana para esta temporada. Faltaban López-Arostegui (al que esta semana le intervinieron el tobillo izquierdo para solucionar las molestias derivadas de la lesión que sufrió en los Juegos), Dimitrijevic, Rivero y Labeyrie. Y, contra el Barça, apareció un Valencia de nombres clásicos y repertorio disminuido. Con solo siete jugadores del primer equipo y cinco canteranos. Con Claver como única cara nueva en pista y Joan Peñarroya apretando su pizarra. «Queremos ser competitivos en cada partido», anunció el técnico de Tarrasa en el período previo al mismo. Pero el Barça, más robusto, enérgico y experimentado, no le dio elección en ningún momento.

Jasikevicius llegó a la isla con las ideas claras y menos problemas en su rotación. Con la única ausencia de Sanli. Y al técnico lituano se le preguntó antes del partido si, dados los problemas de su nuevo pívot, había llamado a Pau Gasol para solucionar su situación. Entre bromas y verás, Jasikevicius recordó al protagonista de las últimas horas. «Ahora la clave es hablar con Marc», espetó. Saras con una amplia sonrisa. Su perfil amistoso tras leer la ficha a sus jugadores, de forma preventiva, antes de viajar a Tenerife.

El primer violador de Jasikevicius, hace una semana después de perder la final de la Liga Catalana ante el Manresa – ”Nos falta disciplina y jugamos en equipo. Ninguna estrella, y tenemos muchas, va a ganar un solo partido ”, dijo entonces,“ tuvo un efecto inmediato en la puesta en escena de la Supercopa. La intensidad defensiva del Barça quemó al Valencia en los primeros minutos. Como si se midieran diferentes desplazamientos, la musculatura y la velocidad del Barça destrozaron en un santiamén a un rival blando y grueso, desequilibrado por las ausencias.

MÁS INFORMACIÓN

Cinco robos consecutivos, con Higgins y Hayes apretando la cuerda, desataron los contraataques del Barça. Y, a continuación, la puntería de Laprovittola, con dos certeros triples, convirtió el descosido en un desgarro definitivo (27-13, m. 9). Peñarroya no encontró parche. «¡Quítense el peso de encima ahora!», Preguntó el técnico a sus jugadores, cuando ya habían sumado 15 pérdidas de balón en 15 minutos (39-22). Sus novatos mostraron más ingenuidad que vigor y los veteranos, más grosor que experiencia (45-28, al descanso).

El único momento amable de la tarde para el Valencia fue el homenaje en el intermedio a Fernando San Emeterio, ahora asistente de Peñarroya, que se retiró en julio, a los 37 años, tras 20 temporadas de sólida carrera en la ACB. No pudo disfrutar de su estreno oficial en el banquillo. La segunda parte fue un trámite, sin ningún atisbo de reacción valenciana. En la reanudación, tras el homenaje al Santo taronja, llegó a cinco puntos consecutivos de un atribulado Mirotic en la primera parte, en el centro de atención tras enterarse de que no ha aceptado la propuesta de recorte salarial del club. Y el Barça gestionó la ventaja con concentración y margen para ajustar la camiseta de cara a la final en la que lucharán por el primer título de la temporada. El único trofeo nacional que se le escapó a Jasikevicius el año pasado en su debut como técnico azulgrana.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *