Actualmente, Movember se ha extendido a todo el mundo, y gracias a sus características intolerantes y a las instituciones, hombres y mujeres que están en el programa, ha registrado una mayor visibilidad de enfermedades que, por su alta prevalencia, aún padecen estigma social. En el país del mundo los hombres viven más que las mujeres.

Una combinación de factores genéticos y sociales contribuye significativamente a la salud de los hombres. Se puede constatar que la evolución de la salud masculina se ha producido a lo largo de los últimos 40 años, con iniciativas concretas desde la década de los 80 para abordar las enfermedades cardiovasculares y la salud sexual.

Además de ser físicamente distintos de las mujeres, los hombres están influenciados por la clase social, la educación y la ocupación, factores que afectan significativamente sus resultados de salud.

Andrología, todo lo que necesitas saber sobre salud sexual

La Andrología, compendio de urología, se dedica al estudio, exploración y tratamiento de cualquier aspecto relacionado con la función sexual y el aparato reproductor masculino.

Las principales patologías que trata un andrólogo incluyen la disfunción eréctil, la inflamación de Peyronie (curvatura del pene), los trastornos de la eyaculación, los problemas hormonales en los hombres, la infertilidad masculina y las infecciones de transmisión sexual (ETS).

Juan Ignacio Martínez-Salamanca, fundador y director médico del Instituto de Urología Lyx, médico adjunto de urología del Hospital Puerta de Hierro, explica en el ABC las patologías más frecuentes en andrología según la edad. Es por eso que entre los jóvenes de 20 a 40 años se observan cambios en el proceso de eyaculación, problemas de fertilidad, disfunción eréctil psicológica y enfermedades de transmisión sexual.

Desde hace más de 40 años se registran cada vez más casos de disfunción eréctil de origen biológico, inflamación de Peyronie y alteraciones hormonales como la deficiencia de testosterona. La disfunción eréctil es una de las patologías más importantes en andrología y se clasifica en dos tipos: biológica y psicológica.

La disfunción eréctil orgánica ocurre cuando hay problemas médicos continuos que justifican la dificultad de registrar uno. erección satisfactoria, como enfermedades cardiovasculares, neurológicas o diabetes, explicó. Por otro lado, la disfunción psicológica no se debe a causas psicológicas, sino que se debe a problemas relacionados con el entorno sexual, como la respuesta a la depresión, o a las relaciones físicas, la atracción o las relaciones sexuales.

Cuando se trata de inflamación de Peyronie, este experto asegura que se trata de un trauma adquirido caracterizado por síntomas que afectan al pene, como dolor, curvatura, acortación, estiramiento y deformidades.

Martínez-Salamanca dice que la enfermedad de Peyronie «no es cancerosa, contagiosa ni está causada por ninguna enfermedad transmisible conocida». Actualmente, existen diversos tratamientos, desde medicamentos hasta cirugía, para abordar estas patologías.

Aconseja que los hombres ver al urólogo una vez al año después de 40 años antes de tener más de 5 parejas sexuales diferentes al año.

En los últimos años se ha producido un aumento paulatino de los casos de infecciones de transmisión sexual.

Según el Doctor José Joaquín Hernández Roca, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Vithas Madrid Arturo Soria, “los jóvenes adolescentes se inician antes de los 15 o 20 años en una relación íntima, siendo mucha la información sobre ETS insuficiente e influida por un modelo importado del consumo de pornografía que aumenta el riesgo en sí mismo de HTA también, y lo haremos en el futuro, en confinamientos por salud mental”.

Además, Hernández Roca solicitó que “la aprobación del La vacuna frontal contra el virus del papiloma humano ha cambiado el panorama de las infecciones de transmisión sexual en territorio europeo. Por ello, recomendamos la vacunación sistémica contra el VPH en niños de 11 a 12 años.

Hernández Roca agregó: “También se recomienda para personas menores de 26 años no vacunadas durante la infancia y se debe considerar hasta los 45 años también si no están vacunadas durante este período, así como en pacientes con inmunosupresión, incluido el VIH. -personas positivas. ».

“Los hombres tienen que se perder respeto a mostrar debilidad”

Según la doctora Lidia Gayubo, adjunta del Departamento de Psiquiatría del Hospital Universitario Puerta de Hierro, los hombres pueden tener dificultades para reconocer e identificar problemas de salud mental. Hay valores tradicionalmente asociados a la masculinidad, como la tendencia a no expresar emociones o el entorno que muestra carencia o vulnerabilidad.

La experta estableció la necesidad de usar un mameluco con estas barras y alentó la idea de que los hombres también deben tener su cordura, esforzarse en respetar y desperdiciar la vida mostrando su deficiencia. “Como la depresión afecta más a las mujeres, las cifras de suicidio entre los hombres son mayores”, se dice.

El Dr. Gayubo comenta que “los modelos actuales de atención a la salud mental pueden entender el suicidio desde una perspectiva multifactorial, teniendo en cuenta factores biológicos, psicológicos y degenerativos”.

Los traumas que más afectan a los hombres en edades tempranas de la vida, que constituyen un problema relativamente estable entre los 35 y 84 años; después del cambio depresivo, el síndrome es más común que el cambio de azúcar; y finalmente psicosis y demencia.

“El trauma mental asociado al cáncer urológico puede aparecer durante la fase de diagnóstico y/o tratamiento. Muchos momentos depresivos que surgen están asociados a la pérdida del nacimiento y a la impotencia sexual”, subrayó Ángela Palao, del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital de La Paz.

Para Palao “hay que ayudar cuando aparecen síntomas como irritabilidad, islamismo social, pérdida de actividades placentarias y, por supuesto, cuando aparece el sentimiento de frustración e impotencia asociado a la idea de muerte y suicidio”.

Detección de cáncer de próstata, testículo y pene.

En España se pueden diagnosticar más de 35.000 nuevos casos de cáncer de próstata durante el año, es la tercera causa de muerte por cáncer en los hombres. Detectar la temperatura es fundamental, ya que en la mayoría de los casos esta infección no presenta síntomas.

Actualmente se recomienda realizar la primera determinación de Mensaje de interés público (un marcador en la sangre) a los 50 años y se aplica a los 45 años en caso de antecedentes familiares de cáncer de próstata.

La incidencia de cáncer de testículo en España es de 1.510 casos estimados para 2023, presentándose su pico de incidencia en un rango de edad entre 15 y 35 años.

Respecto a las posibles señales de alerta, la doctora Estefanía Linares, especialista en urooncología del Hospital La Paz, dice: “el aumento de la constancia y el desarrollo de indignidad deben alertar a cualquier especialista para consultar al médico de atención primaria o al urólogo”.

En el caso del cáncer de pene, tenemos un tumor menos frecuente, con un total de 300 casos al año en España, donde nos situamos como uno de los países con mayor incidencia de este tipo de tumores en Europa. Sobre las señales de advertencia,

Linares comentó: “la sustancia se detecta baja a la exploración física con apariencia de lesión que no termina en cicatriz. En el caso de este tumor, Linares puntualiza “existe una estrecha relación con la infección por VPH (virus del papiloma humano) que es precursor del desarrollo de estos tumores en la vagina, como es el caso del VPH y el cáncer de cuello uterino en las mujeres.

El Hospital La Paz organiza dos jornadas anuales dedicadas a la detección del cáncer de próstata, durante las cuatro semanas que duran desde hace 40 años, y puede realizarse, sin ser citado, un análisis de sangre que le será útil para su diagnóstico temporal.

Hipertensión y obesidad, pendientes de designaciones

Las enfermedades cardiovasculares afectan especialmente a la población masculina. “Estamos inmersos en una auténtica pandemia de obesidad y, en gran parte, esto es consecuencia de que las industrias alimentarias nos han llevado a perturbar las comidas locas de nuestro hijo”, observa José Joaquín Hernández Roca, jefe del servicio de medicina interna en el Hospital Universitario Vithas de Madrid y Arturo Soria.

“La diabetes es la enfermedad que más espacio ocupa y mejor prevención. Para ello, una alimentación saludable basada en una dieta mediterránea, hacer ejercicio físico moderado, no fumar y beber alcohol moderadamente, es la mejor receta médica que podemos prescribir a los medicamentos porque la obesidad se asocia directamente con el deseo”, añadió el doctor Hernández Roca. .