Un grupo de soldados da un golpe de estado en Guinea-Conakry |  Internacional

Un grupo de militares encabezado por el teniente coronel Mamady Doumbouya, jefe de las Fuerzas Especiales de Guinea-Conakry, ha dado un golpe de estado en este país africano este domingo y asegura haber detenido al presidente del país, Alpha Condé. En un video mensaje dirigido a la nación a través de las redes sociales, el propio Doumbouya ha anunciado la suspensión de la Constitución, la disolución de las instituciones y del Gobierno y el cierre de fronteras terrestres y aéreas. Sin embargo, fuentes del Ministerio de Defensa de Guinea aseguraron a France Presse que el intento de golpe de estado militar no ha tenido éxito. Toda la mañana Conakry, la capital, ha sido escenario de un tiroteo en medio de una gran presencia de soldados en las calles, según los vecinos.

Más información

Guineanos y guineanos, queridos compatriotas. La situación sociopolítica y económica del país, la disfunción de las instituciones republicanas, la instrumentalización de la justicia, (…) la falta de respeto a los principios democráticos, la politización de la administración pública (…), la pobreza endémica y la corrupción han llevado al Ejército Republicano de Guinea (…) para asumir su responsabilidad hacia el pueblo soberano de Guinea en su conjunto. Después de haber detenido al presidente, que ahora mismo está con nosotros, hemos decidido disolver la Constitución actual, disolver las instituciones y el gobierno y el cierre de fronteras terrestres y aéreas «, dijo el teniente coronel Doumbouya en un video grabado en un lugar desconocido. y distribuido a los medios de comunicación este domingo por la mañana.

«Llamamos a nuestros hermanos de armas a la unidad para responder a las legítimas aspiraciones del pueblo de Guinea, los invitamos a quedarse en sus cuarteles y continuar con sus actividades, no cometamos los errores del pasado», agregó el golpista.

El teniente coronel Mamady Doumbouya, quien se perfila como el nuevo hombre fuerte de Guinea en caso de que el golpe finalmente tenga éxito, es un militar experimentado que recibió entrenamiento en Israel, Senegal, Liberia y Francia. Ex miembro de la Legión Francesa, participó en diferentes misiones en Afganistán, Costa de Marfil, Djibouti y República Centroafricana, entre otros países. En 2018 fue comisionado por el Ministerio de Defensa para crear un grupo de Fuerzas Especiales dentro del Ejército de Guinea, que dirige desde entonces. Sin embargo, su intento de funcionar de manera autónoma y sin rendir cuentas a la Administración lo alejó del Gobierno, según fuentes militares anónimas.

Alpha Condé es presidente de Guinea desde 2010 y fue elegido para un tercer mandato en octubre de 2020 tras unas controvertidas elecciones en las que decenas de muertos murieron en enfrentamientos entre ciudadanos y fuerzas del orden. La Carta Magna de Guinea establece un límite de dos mandatos, pero la reforma constitucional impulsada por el propio Condé le permitió postularse a la reelección, subterfugio común de muchos líderes regionales para perpetuarse en el poder. El principal líder de la oposición, Cellou Dallein Diallo, rechazó tanto su candidatura como los resultados, lo que provocó protestas ciudadanas y decenas de muertos.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin límites

Suscríbete aquí

Con unos 13 millones de habitantes y a pesar de sus numerosos recursos minerales y naturales, Guinea sigue siendo uno de los países más pobres del mundo. Desde su independencia de Francia en 1958, ha conocido una sucesión de dictaduras y golpes de Estado que parecían llegar a su fin con la llegada al poder del histórico y veterano líder opositor Alpha Condé en sus primeras elecciones libres, celebradas en 2010. .

El optimismo sobre la llegada de la democracia a Guinea se tradujo en años de crecimiento económico sostenido con porcentajes de hasta el 7% anual gracias a un mejor clima empresarial y la diversificación de la inversión extranjera. Sin embargo, estas cifras no se tradujeron en mejoras en la calidad de vida de la mayoría de la población: la tasa de personas por debajo de la línea de pobreza sigue rondando el 50%. La crisis económica derivada de la epidemia de Ébola 2014-2016 supuso un duro golpe, al que ahora hay que sumar el impacto de la pandemia Covid-19.

Pero es la situación política la que concentra gran parte de la atención en Guinea. Los intentos de Condé de permanecer en el poder a toda costa y el establecimiento de un régimen que acosa a los opositores y las voces críticas, según las ONG de derechos humanos, han contribuido a hundir al país de nuevo en la inestabilidad. La mezcla de la situación económica y la convulsión política está en el origen de que Guinea encabece las listas de países de origen de emigración irregular a Europa, como sucedió en 2018, y también a España, especialmente en la peligrosa ruta de los cayucos que desemboca en Las Islas Canarias.

Siga toda la información internacional en Facebook y Gorjeo, o en nuestro boletín semanal.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *