Un punto de campeón |  Deportes

Con más fútbol que Villarreal, el Atlético llegó a la eliminatoria en el último suspiro. Fue superior, creó ocasiones para ganar, sus errores defensivos lo condenaron y encontró un gol en propia puerta de Mandi en el 95 que equilibró la mala suerte que parecía condenarlo a la derrota en un partido trepidante desde el inicio.

Simeone se formó por primera vez con el once que ganó el campeonato. Con Trippier y Carrasco escoltando a los tres centrales, Koke al mando, Lemar y Llorente en el interior y Correa y Luis Suárez como punta de lanza. Y el equipo parecía estar empujado por la jerarquía de sentirse campeón. Muy seguro de cada movimiento para abortar la salida del balón del Villarreal, que redujo a nada en la primera parte. Tras tocar el balón un minuto y medio después del saque inicial, el equipo de Emery fue golpeado por la energía con la que se desplegaron los rojiblancos. Quite by Quite, los futbolistas de Simeone estaban boxeando en Villarreal, decididos a empezar a jugar desde atrás sin encontrar ni la zancada rompedora de Capoué ni la distribución de Trigueros para conectar con Gerard Moreno y Dia. El equipo de Emery no pudo poner a prueba la velocidad del delantero francés, una de sus grandes apuestas en el mercado. Tampoco pesaron en las bandas Pino y Estupiñán, resignados a completar una defensa de cinco o incluso seis ante el aluvión ofensivo del Atlético.

Koke fue el acelerador de las vertiginosas circulaciones que se extendían entre Carrasco y Lemar. Tras una batería de centros laterales, fueron los franceses quienes descorcharon el fuego real. Arrancó un slalom en el centro del campo, lanzó a Trippier a la carrera y llegó al área para conectar un tiro que rechazó el poste. La grada, que no pudo ver en directo su mejoría el año pasado, se entregó a los detalles del galo. A Carrasco, Capoué sacó un balón bajo los palos después de que Luis Suárez sentara a Rulli y cediera a Correa, que no vio el disparo claro y decidió devolver el pase al belga.

Envalentonado, sin dar respiro al Villarreal, la carga del Atlético consiguió completarlo Trippier. Nuevamente una transición a toda velocidad entre Koke, Carrasco y Lemar traspasó la banda de Yeremy Pino y Foyth. El centro templado del francés lo encabezó el lateral inglés en el segundo palo. La pierna de Mandi evitó el gol en el límite del intermedio. La afición despidió a su equipo para el partido disputado. Por primera vez, las gradas vieron en vivo la composición del campeón.

Sombrero de espuela de cinturón

El Atlético no perdió una revolución en su salida al segundo acto. Mandón, volvió a encasillar al Villarreal. Correa, con un sombrero de espuelas sobre Estupiñán en el área, al que cosió una derecha, podría firmar uno de los goles de la temporada si Mandi no hubiera estirado la pierna. Dominadores innegables, los futbolistas de Simeone dieron un duro golpe en la única ocasión en que Pino realmente ganó la banda. Su central lo resolvió Trigueros con un golpe por encima que rozó el puño de Oblak. Un disparo a puerta, un gol. Un ingreso generoso por lo que había enseñado el equipo de Emery.

El Atlético se levantó rápidamente del golpe. Se reconstruyó a sí mismo con una obra que lo describe. Llorente empujó para un saque cerca de la línea de fondo, robó, entregó el balón a Correa y este último a Suárez para que embocara a su antojo. Con el empate, Simeone maniobró con los cambios para que el partido no se rompiera. No quiso más transiciones como la del gol encajado y se sentó Carrasco y Suárez para entrar Saúl y De Paul. El movimiento fue anulado por una pifia de Giménez al intentar controlar con el pecho un balón largo que pertenecía a Savic. El error lo cogió Yeremy Pino y le dio el gol a Danjuma.

El Atlético también se recuperó de ese segundo golpe. Insistió, ya con Cunha en la zona, en su reciente contratación. En la última jugada, Mandi desvió un pase largo de Saúl a su portería que pilló a Rulli con el pie izquierdo.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *