Hay muchos temas científicos para quienes se preocupan por explicar su origen y naturaleza. Uno de esos que preocupan, entusiasman y entusiasman a la población de científicos –dicen que es lo mismo–, se está alejando de los fenómenos aéreos no identificados (FANI). Eso es lo que dicen los viejos ovnis.

En los últimos meses se ha producido una auténtica revolución en los fenómenos aéreos no identificados, más conocidos internacionalmente como UAP (fenómeno aéreo no identificado), acompañada de una alta intensidad mediática, científica y política.

También generó mucha información, lo que requiere definir con precisión la situación actual. Sólo la ciencia puede darnos las respuestas que necesitamos, o aquellas menos preocupadas por cómo lo hace.

Declaraciones e iniciativas institucionales

Las novedades relativas a este tema están marcadas por dos importantes descubrimientos en los que se han llevado a cabo diversas acciones:

1) Las declaraciones fueron realizadas por el Congreso de los EE UU de tres testimonios: el ex piloto Ryan Graves, el comandante retirado de Marina David Fravor y el exoficial de inteligencia y exdirector de análisis de estos casos, quienes están vinculados al Departamento de Defensa. De EE UU, David Grusch.

En tus declaraciones afirmarás que eres consciente de este tipo de opiniones. Uno de los participantes señala, con entusiasmo, que el gobierno de la UE tiene un programa para recuperar restos de objetos de posible origen “no humano”; y que también se encontró con “restaurantes orgánicos”.

En este caso, las pruebas y afirmaciones se sustentan únicamente en la credibilidad personal y profesional de los testimonios, y en la expresión de baja derecha.

2) Iniciativas institucionales, principalmente la apertura de sitios web informativos específicos y respectivos de la NASA y la oficina denominada “All-domain Anomaly Resolution Office” (AARO), propietaria de la Defensa del Pentágono.

La NASA entra en juego

A finales de 2022, la NASA reunió un equipo de investigación multidisciplinario independiente sobre estos fenómenos. Está integrado por 16 expertos en distintas temáticas (astronautas, oceanógrafos, planetarios, profesores, astrónomos, astrofísicos, periódicos científicos, expertos en informática, etc.).

Este equipo transmitió información indicando que había generado diversas respuestas. Se trata de valores importantes y motivadores, por su relevancia como punto de partida para futuras investigaciones. Para otros resultados decepcionantes y sensibles al contexto, no se presenta ninguna novedad resuelta sobre el tema.

Según la información, Mark McInerney fue nombrado director de la investigación específica de estos fenómenos. McInerney es experto en ciencias atmosféricas y es el enlace de la NASA con el Departamento de Defensa en actividades relacionadas con estos fenómenos para la agencia.

Cinco categorías para definir estos fenómenos

La Oficina del Director de la Inteligencia Nacional de EE UU clasificó a las FANI o UAP en cinco categorías. En su hipótesis más exótica, los fenómenos aéreos no identificados responden concretamente a la categoría “otros”.

El resto de categorías tienen una explicación clara e ineludible achacable a:

1) Objetos y manifestaciones en la atmósfera, tales como globos terráqueos, vehículos de tipo recreativo no tripulados, aviones, bolsas de plástico, etc.

2) Fenómenos atmosféricos naturales, como cristales de hielo, humedad y fluctuaciones térmicas que pueden registrarse en algunos sistemas de radar e infrarrojos.

3) Programas de desarrollo industrial de diferentes entidades.

4) Sistemas de potenciales adversarios extranjeros, como tecnologías agotadas por China, Rusia y otras naciones o entidades no gubernamentales.

La quinta categoría, definida como “otros”, contiene un número relativamente alto de eventos: aquellos que necesitan explicación. En esta categoría radica fundamentalmente la investigación actual y el interés por encontrar una respuesta a su origen y naturaleza.

Los otros «

¿Qué son estos Fenómenos Aéreos No Identificados? ¿Fue este un objeto natural descubierto en ese momento? ¿Podemos tener tecnologías avanzadas, incluso entre los militares, en otros países? ¿Tienes la respuesta a algo más exótico y enigmático? ¿Podrías estar en contacto con una inteligencia no humana?

Estos interrogadores, y este modo de abordaje, se utilizan y aparecen también en los documentos oficiales de los EE UU, en los que se solicita una ley de divulgación de fenómenos inocuos.

En un interesante artículo publicado en MENOS DAÑO discute y explica algunas de las implicaciones y consideraciones contenidas en estos textos. Esto debe evolucionar con el tiempo, estos aspectos legales, que, más que en el marco de la ciencia, entran en la política y la seguridad.

verdadero hijo

Todo esto pasó en las últimas semanas para escribir varios libros, entre ellos una guía para una película. Personalmente pienso en varias personas que resumen la situación actual del tema:

1) Los fenómenos aéreos no se identifican como reales, y su evidencia no son observaciones individuales, realizadas por pilotos expertos, salvo que su existencia y sus manipulaciones quedan registradas en radares y distintos tipos de sensores.

2) Sus clientes y la fenomenología en cuanto a morfologías, dinámicas, etc., se vienen reproduciendo, con documentos acreditados, públicos y desclasificados, desde hace décadas.

3) Su estudio es importante, incluso desde el punto de vista científico, pero también por el posible riesgo que podría asumir para la seguridad aérea.

4) Es importante investigar con seriedad y transparencia, evitando el estigma que tienen los asociados desde el punto de vista seudocientífico, para abordar científicamente con el mayor rigor. Algo que la NASA ha indicado en diversas ocasiones.

5) Información del comité de la NASA indica que no ha encontrado evidencia de su origen extraterrestre. Y luego se deduce que no sabemos qué es. En palabras de Bill Nelson:

“El equipo de estudio independiente de la NASA no encontró evidencia de que la UAP sea de origen extraterrestre. Pero no sabemos si son estos UAP”.

6) También resulta que se necesitan muchos más datos para poder realizar los análisis y procedimientos científicos, y los instrumentos requieren una calibración consistente y estandarizada a nivel global.

7) También buscamos la colaboración de la población para aportar datos que puedan ser analizados por expertos.

Las primeras publicaciones científicas.

Un artículo sobre estos casos, publicado en 2022 por el desesperado SciLog de Investigación y Ciencia y recuperado de la Web de la Red Española de Planetología y Astrobiología (REDESPA), comenzaba, desde el punto de vista de la astrobiología, que podría representar su estudio. . , incidiendo en todo lo publicado hasta la fecha en las principales bases de datos científicas.

Hoy en día existen publicaciones científicas sobre estos fenómenos en congresos, como el de la Unión Europea de Geociencias (EGU), y en revistas de impacto sobre distintas perspectivas y áreas de investigación, así como Naturaleza como fr Lenguaje y comunicaciónpor eso percibimos estos fenómenos en el marco de las ciencias sociales y humanas.

También aparecen en Revista de instrumentación astronómica y SSRN, mediante instrumentación y métodos de detección, incluso con la participación de astrobiólogos españoles.

Afortunadamente, el desarrollo de iniciativas recientes y los interesantes estudios científicos que se publican ayudan a trabajar, pero sin complejos, el estigma que caracteriza a este fenómeno.

Si confiamos nuestra investigación a las ciencias, contribuimos indirectamente a que este tema sea abordado por las ciencias sociales.

Una realidad abierta a la ciencia

Noticias relacionadas

Como sugirió recientemente en una entrevista, los fenómenos aéreos no identificados son una realidad abierta a la ciencia y el desarrollo de su investigación le llevará, seguramente, al diseño de un viaje científico de una hora.

De esta manera, como ocurre en la astrobiología temprana, o en muchos otros campos científicos de interés para quienes se preocupan por la evidencia, se pueden abordar sus posibles implicaciones, cercanas a fenómenos aéreos no identificados, con la mayor rigidez posible. , tanto conceptuales como metodológicos.

La conversación