Venezuela: Maduro hace concesiones para retomar contactos con la comunidad internacional |  Internacional

La recién instalada Asamblea Nacional de Venezuela, dominada por el chavismo, resultado de elecciones que no fueron reconocidas por la mayoría de la comunidad internacional, acordó un nuevo Consejo Nacional Electoral, integrado de manera equilibrada y con la presencia de reconocidas figuras. y activistas civiles de la oposición. Tras pasar años negando la crisis humanitaria, el Gobierno de Nicolás Maduro ha permitido que funcionarios de Naciones Unidas ingresen a Venezuela con el Programa Mundial de Alimentos, como pedían hace al menos seis años la oposición y la sociedad civil. El fiscal general, Tarek William Saab, ha reconocido recientemente que el teniente coronel Rafael Acosta Arévalo, el concejal Fernando Albán y el estudiante Juan Pablo Pernalete fueron asesinados por funcionarios chavistas, muchos de los cuales ya están en juicio. Con esto, contradijo las versiones oficiales actuales de estos delitos. En definitiva, la cúpula bolivariana ha realizado en las últimas semanas diversas concesiones con las que pretende retomar los contactos con la comunidad internacional y la sociedad venezolana en medio del dramático contexto económico y social del país.

Las concesiones actuales de Maduro, sin embargo, no están inscritas en un acuerdo con la oposición. Salvo en el caso del nuevo Consejo Nacional Electoral, impulsado por una facción que rivaliza con Juan Guaidó, los ajustes realizados por Miraflores parecen ser mensajes con destinatarios internacionales. Muy especialmente, Estados Unidos, la Unión Europea y la ONU. En este contexto, se reanuda la conversación sobre la posibilidad de que el Gobierno de Noruega medie para una negociación.

Más información

«Esto no tiene por qué ser necesariamente un proceso de negociación articulado o supervisado», afirma el jurista y analista político Juan Manuel Rafalli, quien cree que esta gestión la está realizando el chavismo por sí solo. “Me parece que son maniobras aisladas y con diferentes actores. La situación es grave; hay descontento en la población por el retraso en la llegada de las vacunas. Los combates contra los colombianos irregulares en la frontera han generado malestar y pesar en las Fuerzas Armadas ”.

«Son reveses tácticos de Maduro y Jorge Rodríguez», dice el historiador y columnista Pedro Benítez. “Los dos son muy conscientes de sus debilidades y problemas. Son movimientos que se hacen, no porque quieran, sino forzados por las circunstancias ”. Recientemente, una delegación de diputados encabezada por Jorge Rodríguez, ahora presidente de la Asamblea Legislativa que domina el chavismo, había intentado, sin éxito, restablecer los lazos orgánicos con la Unión Interparlamentaria Mundial en Ginebra.

Los ajustes realizados por el alto mando chavista en materia de ayuda humanitaria y los asesinatos de Acosta Arévalo, Albán y Pernalete – tres de los casos más denunciados por el activismo opositor – parecen tener como objetivo claro a la Corte Penal Internacional (CPI) y al medio ambiente. diplomático de Naciones Unidas, espacios donde la cuenta acusadora de la oposición a los excesos del chavismo ha aumentado mucho en estos dos años.

«El reconocimiento parcial de hechos que constituyen crímenes de lesa humanidad es un paso necesario de las autoridades, sin duda», reconoce Liliana Ortega, titular de Cofavic, ONG pionera en la defensa de los Derechos Humanos en el país. «Pero no es suficiente. Es fundamental que todos los responsables y su condena judicial sean juzgados. Eso es lo que la Fiscalía del Tribunal Penal podría valorar como signo de rectificación. También reparación integral a las víctimas, medidas de indemnización y garantías de no repetición. ”Hace unos meses, la CPI declaró“ razonable ”la existencia de elementos para investigar al gobierno chavista por crímenes de lesa humanidad.

«El Gobierno está haciendo concesiones similares a las de 2018. Busca suavizar los efectos secundarios de las sanciones con medidas que pueda tomar», dice el político y economista Francisco Rodríguez, quien no tiene dudas de que Miraflores está desarrollando conversaciones con Estados Unidos desde de la llegada al poder de Joe Biden. Un intercambio que, según su visión, podría llevar a la apertura de una Oficina Comercial en Caracas, con una carga más política que diplomática.

«El Gobierno está jugando con la mano izquierda, tratando de flexibilizar su conflicto», dice el economista Luis Vicente León, socio director de la consultora Datanálisis. “Saben que no están en peligro”, agrega, “no hay amenazas creíbles contra Maduro en este momento. Pero tienen serios problemas, frentes y malestar dentro del chavismo y en el sector militar con el tema de las sanciones personales, que son mucho más dañinas para la causa revolucionaria que las sanciones nacionales. Maduro está haciendo concesiones, pero controlado, tratando de ganar-ganar, sin negociar su cabeza para eso ”.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *